Oficinas y hoteles, estos son los activos más valorados por los inversores internacionales en España. Activos actualizados con elevados estándares ESG y hoteles que se benefician de la recuperación del turismo forman parte del pipeline inversor internacional en España, según el último informe de Colliers sobre perspectivas de inversiones para este ejercicio.

Las crisis bancarias en Europa y Estados Unidos, la elevada inflación, las subidas de los tipos de interés, el débil crecimiento y los riesgos geopolíticos se ha traducido en descensos de la actividad inversora. La consultora cree que tras la brusca caída de los últimos trimestres, las inversiones volverán en la segunda parte del año.

Siguiendo la tendencia de la última parte del año pasado, los volúmenes de inversión cayeron en Francia y España más de un tercio en comparación con el mismo periodo de 2022 y se hundieron aún más en el Reino Unido e Italia. Alemania, por su parte, registró uno de sus primeros trimestres más débiles en más de una década.

“A pesar del descenso interanual, los volúmenes de inversión en España en el primer trimestre superaron las expectativas, impulsados por dos importantes operaciones residenciales y una gran transacción en el mercado de oficinas”, sostiene la consultora.

La firma apunta que los inversores internacionales mantienen un “interés sostenido” en las oficinas de grado A que cumplen las normas ESG en los distritos de negocios de Madrid y Barcelona, así como en los activos hoteleros, que están respaldados por la recuperación del turismo y por los buenos resultados operativos de los establecimientos.

Las transacciones siguen viéndose frenadas por una diferencia en las expectativas de precios entre compradores y vendedores, pero es probable que esta diferencia se reduzca a medida que se clarifiquen las condiciones de mercado y el coste de la financiación en los próximos meses”, apunta la firma.

Respecto a otros países europeos, Colliers no se muestra tan optimista: “En Alemania las grandes operaciones prácticamente se paralizaron y no se prevé una reactivación de la actividad inversora hasta el último trimestre”.